Un día como hoy 29 de abril de 1980 muere el maestro del suspenso Alfred Hitchcock a la edad de 80 años. Cuando se habla de Hitchcock, se habla de uno de los personajes mas influyentes en el cine. Sus películas son conocidas por la tensión y el suspenso que generaban en los espectadores, Hitchcock juega con la emoción y la intensidad de la imagen, su argumento es que las películas tienen que contar todo desde lo visual, y los diálogos son elementos secundarios.

Paneos y el Macguffin 

Se puede destacar el uso y el movimiento de la cámara con paneos lentos y descriptivos de lugares, personajes o situaciones. La manera como hace que el espectador entre y salga de las escenas utilizando los encuadres, para generar una mayor tensión pone a los personajes en planos mas cerrados y para liberar esa tensión abre la toma y la cámara se va a un plano más general.

Otra de las características de Hitchcock es el Macguffin, palabra acuñada por el mismo y es un elemento narrativo que contribuye al avance de la historia – dinero, joyas o documentos – que pierden relevancia conforme la historia avanza.

Hitchcock decía que en las películas de ladrones siempre se debe incluir un collar y en las películas de espías, siempre son documentos.

Un ejemplo claro de esto es Psicosis; una mujer que huye con dinero robado y posteriormente es asesinada, es un elemento que genera tensión pero no tiene mayor relevancia con el resto de la trama. Es sobre todo, un gancho para el espectador.

La cámara es el ojo del espectador

En las películas de Hitchcock se busca crear la sensación de que el espectador es el protagonista de la historia, para ello, la cámara tiene que convertirse en sus ojos. Así cumple con una de sus premisas; si las personas van al cine para estar sentadas varias horas, debe ser para entretenerse y divertirse. Esta idea era cuestionada por otros directores y críticos de cine, que reprochaban sus métodos.

Con la mirada subjetiva y la edición por corte, Hitchcock pone en una toma un hombre sonriente mirando por la ventana, en la siguiente, se ve un perro. Se regresa a la misma toma del hombre mirando por la ventana, y luego aparece una mujer desvistiéndose.

Las tomas del hombre mirando por la ventana son las mismas, pero el significado cambia. Sin necesidad de un diálogo, la escena es totalmente compresible y eso se logra con la mirada subjetiva y la edición por corte.

Rompiendo clichés 

A Hitchcock también le gustaba romper con los clichés, desarrollar personajes con características opuestas a lo establecido; los criminales son exitosos e inteligentes; las mujeres rubias son inteligentes; los hombres cubanos con acento acento francés. Con esto crea personalidades que inesperadas y genera empatía con el espectador.

Alfred Hitchcock fue el precursor y un símbolo para el cine y para los audiovisuales, por todas estas innovaciones lo recordamos hoy que se cumplen 35 años de su muerte.

Notas relacionadas:

Los seis libros imprescindibles para comunicadores

Coca-Cola ¿lo hace nuevamente?

Share

Comparte este post