Desde que empezaron a aparecer los blogs y las redes sociales, la publicidad dio un giro hacia la producción de contenidos de valor.

Ya no se trata solamente de publicitar los productos o los servicios, pues el consumidor se ha vuelto exigente: duda de la publicidad, se hace muchas preguntas, compara con otras marcas similares, indaga sobre los procesos de fabricación, se preocupa por lo que hace la marca más allá de su estrategia de comunicación.

Esos consumidores son los que han obligado a las marcas a desarrollar estrategias de contenido para la web.

 

¿Qué es una estrategia de contenido?

Antes de iniciar, es importante tener claridad sobre los mensajes que cada marca quieren compartir con su audiencia en la web. No se trata de crear redes sociales por crear, al contrario, hay que saber qué decir, cómo decirlo y a través de qué plataformas se lo va a hacer.

Esta estrategia, por supuesto, va acorde con el plan de marketing y comunicación.

 

¿Qué es el contenido?

 El contenido es la producción de textos, videos, ilustraciones, fotografías y demás elementos que se suben a las diferentes plataformas en la web. Para definir qué tipo de información debe ir en cada una, es útil responder a algunas preguntas:

 

  • ¿Qué otros temas están relacionados a mi marca?
  • ¿Qué puedo contarle a mi audiencia que no sepa?
  • ¿Qué valores de mi marca deben verse reflejados en la producción del contenido?

 

Las respuestas a estas preguntas podrán orientar el tipo de producción que se debe desarrollar.

 

¿Cuáles son los beneficios de tener una estrategia de contenidos?

  • Los contenidos son la palanca principal para generar tráfico desde las redes sociales hacia la página web y viceversa.

 

  • Puedes contar historias a través de la hipertextualidad, lo que permite a tu audiencia, saltar de un contenido a otro, dentro de tu propia web.

 

  • Se mostrará a la marca como una referencia en los temas de interés, relacionados con sus valores y eso permitirá que te puedas diferenciar de tu competencia.

 

Publicidad tradicional versus Marketing de contenidos

  • La publicidad tradicional es invasiva: tú obligas a tus consumidores a que te vean y ellos buscan evadirte permanentemente. El Marketing de Contenidos es amigable: si ofreces contenidos de calidad, los consumidores te buscan, te siguen y te comparten.

 

  • La publicidad tradicional capta tu atención solamente unos segundos: los consumidores ya no quieren solamente que les digas las maravillas de tu marca, quieren información extra. El Marketing de Contenidos es útil: les das datos, entretenimiento, tips que realmente les interesa.

 

  • La publicidad tradicional es cara: la inversión normalmente es alta y la segmentación es complicada, además las mediciones son menos precisas, lo que dificulta conocer realmente los impactos. El Marketing de Contenidos permite segmentar al detalle al grupo objetivo, medir cada uno de los contenidos publicados y medir los impactos con precisión: todo eso ahorra dinero a tu marca.

 

Crear redes sociales es sencillo, conocer las herramientas tampoco es complicado (incluso hay tutoriales), pero producir contenidos es clave al momento de manejar una estrategia en redes sociales, pues de nada servirá estar presente en la web si no se entregan contenidos de valor./MSB

 

Textos similares:

El smartphone revoluciona la comunicación

¿Internet seguro?

 

Para conocer nuestros servicios de producción de contenidos, contáctenos a info@bmq.ec.

Share

Comparte este post